Conoce tus emociones

Hacerse la víctima es una forma bastante habitual que usamos las personas para manejar la ira y el enojo, nos llevan a distorsionar las expresiones y los comportamientos de los demás. Esto crea sentimientos negativos muy perjudiciales e influencia nuestra vida y nuestra salud.
Afortunadamente podemos tomar el control hacia una posición fuerte utilizando nuestro poder personal y responsabilizándonos de nosotros mismos.
Reconocer la ira como parte fundamental de la propia naturaleza y saber identificarla hace que la persona pueda ser capaz de elegir su forma de expresar su enfado y hacer que esta expresión sea más constructiva, ética y equilibrada con sus intereses y metas.

Patricia Valdiviezo