Desde tiempos ancestrales se ha tomado en cuenta los cambios climáticos, y la influencia de los astros en las personas. También en metafísica se habla de la ley de Correspondencia: “Lo que es arriba, es abajo”. En estos días en que se hace evidente la transformación de las energías del planeta y nuestra influencia directa en estos cambios.
Tenemos tanta información disponible como para sacar nuestras propias conclusiones. Somos los únicos responsables de nuestra evolución.
Les comparto algunos algunos consejos que recibí para elevar la vibración en estos días:

Mantener tu centro
Un mensaje para este tiempo es el de mantenernos en nuestro centro, ascender  y a la vez mantener la conexión con la tierra. Esto nos lleva a fortalecer nuestras raíces para crecer alto y fuertes como un árbol. 

Y a la vez estar en equilibrio de las energías masculinas y femeninas (eso es un “eclipse”).
Liberación de patrones limitantes
Muchas veces queremos ver nuestras metas realizadas, y no avanzamos cuando nos auto-saboteamos debido a estas programaciones limitantes.
Creencias, patrones, fidelidades, paradigmas, dogmas, obsérvate y si aún hay heridas de la infancia, prenatales o heredados de nuestro clan familiar.
Trabaja en ellas para ordenarte y salir de cualquier “limitación” emocional, mental, energética.
El estudio del árbol genealógica, la biodescodificación u otras alternativas pueden ayudar a desprogramar, una opinión externa puede ayudarnos a ver los puntos ciegos que solos no alcanzamos a ver.

Trabajar en red. Co-Crear desde la unidad

Todos tenemos diferentes conocimientos. No importa si abordar esta evolución desde uno u otros puntos de vista, no importa la “técnica”, solo son diferentes ángulos de lo mismo.

Crear comunidad. Todo se integra. Todos somos uno y nos complementamos.

Se desvanecen nacionalidad, religión, cultura, todos somos uno en el respeto mutuo, la inclusión, armonía, el amor.

Vibrar desde amor incondicional
Dar sin esperar.
Fluir en el amor.
Amar sin juzgar.
Amarse uno mismo pata poder irradiar amor.
Cultivarse.
Cuida tu cuerpo físico.
Conserva la armonía en las emociones.
Vibrar desde tu corazón alto, ese es el centro.
Desde allí se expande a todo el planeta, a todo el universo y más allá.

Responsabilidad
Los pensamientos crean la realidad. Crean tu mundo. También el mundo de los demás.
Tus pensamientos de armonía crean armonía o lo contrario, no sólo en lo que ves.
Luz y amor se está creando todo el día, la hora de meditación es solo una parte.

Tomar consciencia y dejar de responsabilizar a lo externo: eclipses, personas, situaciones.
Responsabilízate por tus vivencias. Las repeticiones son una señal de lo que hay que volver a mirar. Una oportunidad para Sanar.

Fluir
Luz y amor se da todo el día, la meditación diaria es sólo una parte.
Obsérvarte todo el día.
Meditar.
Ejercicio físico.
Alimentación sana según tu cuerpo.
Respiración consciente.
Buen descanso.
Disfruta con la naturaleza: contacto con las aguas, el mar, ríos, montañas.
Música 432hz te conecta con la nueva frecuencia de la tierra.
Trabajar con los elementos de la tierra.
Baños medicinales, hierbas,flores.

La sabiduría está dentro de ti, déjate llevar.
La clave es mantener tu centro y desde allí vibrar en amor hacia todo y todos. Caminamos juntos.

Abrazos y bendiciones multiplicadas 🌈🌸🌎🐬💎💫
Patricia Valdiviezo