El estudio del Transgeneracional, el estudio del árbol Genealógico Familiar,
pretende llevar a la luz los programas inconscientes que mantienen a las personas incluenciadas por los lazos familiares que se van transmitiendo de generación en generación en un mismo clan.

Estos programas familiares (creencias, juicios, secretos, lo no dicho, las memorias dolorosas, los silencios, conductas conflictivas, etc.) son heredados por los descendientes del clan y predeterminan su comportamiento de forma automática.

Tu libertad, tu verdadera magia se esconde detrás de tu historia familiar

En la actualidad existen varias teorías científicas que permiten explicar como la información inconsciente de la familia se transmite de generación en generación.

“Aquello que no se hace consciente, se manifiesta en nuestras vidas como destino.” C. G. Jung

Cada miembro del árbol familiar tiene toda la memoria del inconsciente familiar y hay ciertos individuos en los que colapsan determinados patrones de interferencia, activándose ciertos programas, dando como resultados patrones de comportamiento que se encuentran ya expresados en sus ancestros.

El análisis del árbol genealógico, permite relacionar los comportamientos y situaciones conflictivas vividas por los ancestros con las de la persona que consulta.

La toma de consciencia de estos programas permite a la persona observar estos patrones repetitivos y iniciar un proceso de liberación emocional y cambio de creencias.

Así, la persona puede hacer el duelo de esos programas (mediante hipnosis y otras técnicas) y liberar su inconsciente de la influencia de los mismos.

Los hechos traumáticos no resueltos en el árbol se repiten en los descendientes porque es una energía no liberada. Es una información que se ha quedado a medias, congestionada en el inconsciente familiar.

La vida nos da una oportunidad para honrar a nuestros ancestros y sacar a la luz los hechos dramáticos no gestionados por los mismo para que, si así lo deciden, sus descendientes puedan gestionar sus vivencias de forma mas sana, liberando el drama del inconsciente familiar (duelos no realizados, proyectos no terminados, deseos profundos frustrados, vidas no vividas).

Cuando estas memorias son sacadas a la luz de la consciencia, son liberadas. 
Toda esa información afecta al ADN (epigenética conductual) y se puede expresar en forma de enfermedades o comportamientos patológicos (físicas y mentales).

Gracias al análisis Transgeneracional, sale a la luz lo no dicho, la persona toma consciencia de estos programas, la resonancia queda liberada y por tanto también queda liberado el inconsciente familiar.

Al hacer consciente esos programas, la persona no tiene que seguir reparándolos y puede abrazarlos libremente.

En nuestro árbol genealógico se encuentran respuestas a muchos conflictos y frustraciones que llenan nuestras vidas, limitando nuestro crecimiento. Así mismo en él encontramos el mejor de los tesoros, el conocimiento de uno mismo. Encuentra las respuestas y sana tu árbol para tu beneficio y el de todos.

En cada familia existe un BUSCADOR, aquel, quien desea remover su historia familiar, sacar a la luz los conflictos, sanar… El ser buscador no es algo que te propones ser, es algo que ya traes en tu inconsciente.

En un momento de tu vida esa búsqueda te alcanza, no es algo que tu estas buscando es algo que te encuentra. 
Se puede manifestar a través de una enfermedad, un accidente, una tragedia familiar o personal y es cuando comienza el camino del buscador, que casi nunca es por voluntad propia sino por una inquietud existencial que te saca abruptamente de tu zona cómoda y de tus certezas, un llamado esencial que a pesar de todos los intentos de hacerte “el loco” no puedes dejar de responder, es como si te lanzaras de clavado al infierno, sin saber cómo y porqué, es el llamado del alma pero aún no lo sabes, porque inicialmente no se te presenta como un canto angelical sino más bien como un caos nunca antes experimentado pero tampoco extraño a tu consciencia, no exento de un inmenso dolor, de un dolor que nunca antes habías sentido, o más bien que no recuerdas, un dolor que te despierta que te dice que la vida como la conocías ya no va más.

Sabes que no hay nada que hacer y que tienes que emprender algo “la búsqueda”, pero búsqueda de qué! si todo estaba tan bien, que necesitas entonces buscar, crees que todo eso es pasajero y que solamente te has perdido y que se trata de encontrar el camino de vuelta y nada más.

Aún estás ciego, medio atontado por el golpe, aún estás a tientas, como un ciego sin sus gafas, no sabes qué te golpeó tan fuerte, no sabes qué camino tomar y el primer paso es salir a divagar, crees que va a ser “fácil”, crees que tienes las pistas, lo que no sabes es que te vas a perder más y más y entre más insistas en regresar más el mar te va a golpear, no hay retorno, estás obligado a embarcarte y cuando estás en medio de la tormenta te preguntas: ¿por qué a mí? 
¿Qué pecado cometí? 
¿a quién maté?

Es un camino al que entre miedo y deseo te vas abriendo, aparentemente no es un camino deseable, pero el alma lo anhela.

Conocer tu árbol genealógico, tu historia familiar es un viaje
al propio autonocimiento y un camino a la sanación.

Creemos que somos libres, creemos que podemos elegir, creemos que pensamos, pero si estudiamos nuestro árbol familiar, vemos cómo se repiten conductas, patrones, enfermedades, accidentes, dramas, las que están grabadas en alguna parte de nuestro inconsciente los cuales se traspasan por el ADN, en el momento de la gestación.💜☀️

Pero también estas lealtades, herencias puedes desprogramarlas. El cambiar la percepción de lo que las situaciones, de tu historia desde la reconciliación, el perdón, el amor, es decisión tuya. No necesitas cambiar o querer sanar a nadie más que tú… Al sanar tú o más bien tu percepción de tu historia, estás ayudando a sanar a las generaciones que nacieron antes que tú y a los que vienen detrás de ti.

Conocer tu árbol genealógico, tu historia familiar es un viaje al propio autonocimiento y un camino a la sanación.

Pregunta por las Consultas privadas

Taller: Sanando mi Árbol Genealógico Familiar

Ir al Menú principal